Cabello sano – aprende a cuidar el pelo con estas 9 recomendaciones

¿Quién no sueña con tener un cabello sano? ¿Todos, no es cierto? Sin embargo, no se puede hablar sobre un cabello sano y hermoso sin hablar sobre los hábitos de cuidado diario.

¿Quién no sueña con tener un cabello sano? ¿Todos, no es cierto? Sin embargo, no se puede hablar sobre un cabello sano y hermoso sin hablar sobre los hábitos de cuidado diario.

Por lo que no te pierdas estas 9 recomendaciones para cuidar el pelo antes y después de lavarlo.

  1. El poder del agua fría en el pelo
  2. ¡No frotes tu cabello!
  3. No subestimes la alimentación.
  4. No tengas miedo de cortar tu pelo con frecuencia
  5. Nunca te acuestes con el pelo mojado.
  6. Cepilla tu pelo con amor
  7. Disfruta de las bondades de los aceites
  8. Ten cuidado al atarse el pelo
  9.  Preocúpate por una higiene adecuada de tu pelo

1. El poder del agua fría en el pelo

Seguro has escuchado el poder de lavar el pelo con agua fría, o más bien usar agua fría al final del lavado. Esto estimula la circulación sanguínea y cierra la cutícula del pelo.

2. No frotes demasiado tu pelo

En verdad es innecesario frotar mucho tu pelo durante la ducha, y en contrapartida al hacerlo podrías activar las glándulas sebáceas produciendo un efecto aceitoso. 

3. No subestimes la alimentación

El cuidado con la alimentación puede ser decisivo para aquellos que desean tener un cabello sano, por lo tanto no la subestimes.

Algunos nutrientes son importantes para la salud del cabello y el cuero cabelludo, por lo que apostar por una dieta rica y diversa puede ayudar a cuidar la salud del cabello.

El cabello está compuesto principalmente de proteínas, en este sentido debes consumir alimentos ricos en proteínas, como productos lácteos bajos en grasa, pescado, huevos, carne y legumbres, por ejemplo, a diario. 

El hierro también es un mineral importante para la salud del cuero cabelludo y, puede ser encontrado en carnes, frijoles y espinacas, por ejemplo. La vitamina A, presente en las zanahorias y los tomates, ayuda a combatir la grasa y los alimentos con vitamina C, como los cítricos, también son aliados en la salud del cabello.

La deficiencia de zinc puede causar pérdida de cabello. Incorporar verduras, frutas y verduras, además de nueces como nueces, nueces, anacardos y almendras en su dieta ayuda a combatir esta deficiencia y fortalecer su salud.

4. No tengas miedo de cortar tu pelo con frecuencia

En términos generales, podría decir que se debe cortar el pelo a cada tres meses o 4 meses como máximo, sin embargo cada pelo es diferente. 

Si tienes el cabello fino, idealmente a cada dos meses deberías hacer un corte de pocos milímetros, quitando las puntas para fortalecerlo.

5. Nunca te acuestes con el pelo mojado

Irse a dormir con el cabello mojado puede debilitar el pelo y hacer que se rompa con más facilidad. Además, el cabello podría volverse más graso debido a la alteración que sufren las glándulas sebáceas por la humedad, puede facilitar la aparición de hongos y bacterias, causando posibles irritaciones en el cuero cabelludo e, incluso, la aparición de caspa.

Y, por último, pero no menos importante, los peluqueros advierten que dormir con el pelo húmedo o mojado puede hacer que despertemos al día siguiente con el pelo enmarañado y con nudos. Y no queremos eso, ¿no es cierto?

En este sentido, seca bien tu pelo antes de acostarse, o mejor lavalo durante el día.

6. Cepilla tu pelo con amor y suavidad 

El  cómo, cuándo y con qué cepillar nuestro pelo son parte fundamental en la conquista del cabello sano.

Expertos en salud del pelo recomiendan cepillarlo varias veces al día. Eso porque el cepillado exfolia el cuero cabelludo, estimulando la circulación sanguínea y favoreciendo su crecimiento y brillo. Además, los cepillados cotidianos también sirven para deshacerte de impurezas acumuladas durante el día.

Para desenredar tu cabello sin dañarlo, prefiere comenzar por las puntas e ir avanzando con suavidad a las raíces. 

Cuando el cabello está mojado es más frágil, por eso es ideal usar un cepillo de dientes largos y anchos. Y cuando el cabello esté seco prefiera un cepillo de cerdas naturales.

7. Disfruta de las bondades de los aceites

Las mascarillas capilares y los acondicionadores ayudan mucho, claro, sin embargo, la mejor manera de reparar el cabello seco y dar vida al pelo sin brillo, es utilizando los aceites. 

Los aceites naturales restauran la fibra capilar produciendo el maravilloso brillo que lucen los cabellos sanos.

Para saber más detalles sobre cómo disfrutar de las bondades de los aceites para tu cabello, no te pierdas el texto Cuidado del pelo – Tips y productos para cuidar el pelo.

8. Ten cuidado al atarse el pelo

La correcta elección de gomas y coleteros es muy importante para que no se dañe tu cabello al atarlo. 

Mi recomendación son las gomas tradicionales de tela, las gomas de espiral que al repartir la presión en el pelo evita que se dañe, o los scrunchies que están super de moda casi no dañan el pelo gracias a su tela fruncida que evita que el cabello se enrede o se rompa por la fricción. 

Lo que no es recomendable es atar el pelo con una goma fina con un recogido muy tirante, que puede hacer que se rompa el cabello.

9. Preocupate de una higiene adecuada e tu pelo

Una higiene adecuada es esencial para que tengas el  tan deseado cabello sano y radiante. 

El lavado regular de acuerdo con cada tipo de cabello es esencial, ya que las personas con cabello más grasoso lo lavan con más frecuencia que aquellas con cabello seco. Además la correcta elección del champú también es de gran importancia.

¿Pero cómo saber si mi cuero cabelludo tiene tendencia a seca o grasa? 

La respuesta es simple, si se mantiene por bastante tiempo limpio en la semana eso significa que tienes un cuero cabelludo tendente a seco y por tanto idealmente debes utilizar un champú hidratante o nutritivo. Por otra parte, si se mantiene muy poco tiempo limpio, significa que tiene tendencia grasa y en este caso necesitas utilizar un champú astringente con un gran poder limpiador.

Atención en invierno: bañarse en agua muy caliente puede secar el cabello, lo que estimula el cuero cabelludo para producir más aceite.

Atención en verano: se indica que el cabello se lava después de bañarse en la piscina o en el mar, para evitar daños causados ​​por la exposición al cloro o al agua de mar.

Como puedes ver, con algunos cuidados muy sencillos y fáciles de poner en práctica, podrás lograr el soñado cabello sano y hacer lucirte!

Deja un comentario