Exfoliación facial – ¿qué es y para qué sirve?

La exfoliación facial es una de las tareas más necesarias para gozar de un cutis sano y sin impurezas, principalmente en las zonas más expuestas a la contaminación del ambiente, como es el caso de la cara. Si te interesa conocer en detalles qué es y para qué sirve, la exfoliación facial, te invito seguir leyendo este texto.

La exfoliación facial es una de las tareas más necesarias para gozar de un cutis sano y sin impurezas, principalmente en las zonas más expuestas a la contaminación del ambiente, como es el caso de la cara.

Si te interesa conocer en detalles qué es y para qué sirve, la exfoliación facial, te invito seguir leyendo este texto.

¿Qué es la exfoliación facial?

En dermatología se denomina exfoliación como el proceso natural de renovación celular de la piel por medio de la eliminación de las células muertas.

Este proceso también se realiza de manera artificial siendo muy utilizado en cosmética para rejuvenecimiento facial y consiste en eliminar las células muertas de nuestra piel, mediante una acción química o mecánica. 

Elementos exfoliantes
Elementos exfoliantes

La exfoliación mecánica se realiza frotando contra la piel cualquier tipo de producto o material que arrastre consigo las células muertas. Así se clasifican la mayoría de productos exfoliantes del mercado, que tienen gránulos que pulen la epidermis, como es el caso de las harinas y arcillas por ejemplo. 

Ya la exfoliación química, actúa disolviendo la “pega” que mantiene a las células muertas juntas. Dentro de esta categoría se incluyen los peelings de medicina estética.

¿Para qué sirve?

La exfoliación facial ofrece muchos beneficios para la piel. 

Sirve para eliminar las células muertas y limpiar el rostro de impurezas, lo que favorece el proceso de renovación celular, previene la aparición de imperfecciones y mejora la textura de la piel, dejándola suave e uniforme. 

También permite que los productos de belleza penetren y actúen mejor en la piel y cumplan mejor su función, y actúa como antienvejecimiento, activando la circulación y favoreciendo la oxigenación.

Con todos estos beneficios, ¿qué esperas para añadir la exfoliación facial a tu rutina de cuidado personal?

Deja un comentario